Philosophia vitae

Según el mito, Sísifo se servía de su gran astucia para engañar a otros y llegó a traspasar las barreras más inviolables. Por sus acciones fue castigado a levantar con sus manos una enorme roca y a subirla por una empinada cuesta pero, a punto de alcanzar la cumbre, la piedra resbalaba y rodaba hasta el fondo de la pendiente. Sísifo tenía que volver a comenzar. Eternamente.

Podría simbolizar la humana tendencia a repetir incansablemente los mismos errores, con los mismos resultados.

 

La condición humana a la que estamos sujetos hace ineludibles muchas cosas. De modo obvio, necesitamos respirar, comer etc. De modo no tan obvio, muchas de nuestras actividades, tanto externas como estrictamente internas tienen, también, un carácter ineludible.

Por ejemplo, somos animales políticos. Tanto si militamos por una determinada ideología y acudimos fielmente a todas las votaciones como si nos desentendemos completamente de la res publica, estamos tomando una cierta actitud política.
Política ( latín politĭcus griego antiguo πολιτικός politikós, masculino de πολιτική politikḗ, que significa «de, para o relacionado con los ciudadanos») es el proceso de tomar decisiones que se aplican a todos los miembros de un grupo.

En el tratado de estrategia más antiguo y completo que se ha escrito ('El Arte de la Guerra'), Sun Tzu empieza afirmando:

La guerra es un asunto de importancia vital para el Estado; un asunto de vida o muerte, el camino hacia la supervivencia o la destrucción. Por lo tanto, es imperativo estudiarla profundamente.
(nota para ingenuos: "El arte supremo de la guerra es someter al enemigo sin llegar a combatir")

Algo parecido ocurre con la filosofía. Tanto si nos convertimos en ratones de biblioteca y nos pasamos el día rumiando, como si atendemos exclusivamente las necesidades de nuestras tripas, estamos siguiendo una determinada filosofía.
Afirmar "A mí solo me interesa pasarlo bien" equivale a declararse practicante de una forma (tosca) de hedonismo. Afirmar "Yo me atengo únicamente a los hechos" equivale a declararse prosélito de una forma (infantiloide) de pragmatismo.

Así pues, si no podemos evitar seguir alguna filosofía, resulta útil mirárselo con más detenimiento.

 

Empecemos por el final. Entre los personajes histórico-mitológicos, quién es reputado como el más sabio entre los sabios -Salomón-, nos aporta su visión al respecto:

¡Vanidad de vanidades, todo es vanidad! ¿Qué saca el hombre de toda la fatiga con que se afana bajo el sol?
Lo que fue, eso será; lo que se hizo, eso se hará. Nada nuevo hay bajo el sol.
Yo, Cohélet'El que habla en la asamblea', he sido rey de Israel, en Jerusalén. He aplicado mi corazón a investigar y explorar con la sabiduría cuanto acaece bajo el cielo.
¡Mal oficio éste que Dios encomendó a los humanos para que en él se ocuparan!
He observado cuanto sucede bajo el sol y he visto que todo es vanidad y atrapar vientos. Lo torcido no puede enderezarse, lo que falta no se puede contar.
Me dije en mi corazón: Tengo una sabiduría grande y extensa, mayor que la de todos mis predecesores en Jerusalén; mi corazón ha contemplado mucha sabiduría y ciencia. He aplicado mi corazón a conocer la sabiduría, y también a conocer la locura y la necedad, he comprendido que aun esto mismo es atrapar vientos, pues: Donde abunda sabiduría, abundan penas, y quien acumula ciencia, acumula dolor.

¿Podemos concluir de ello que la 'sabiduría' no sirve para nada? No, tan solo que ninguna sabiduría te librará de todos lo males.

 

Epicteto, siendo griego fue llevado a Roma como esclavo. Más tarde, su amo -Epafrodito- lo hizo libertoEsclavo al que de algún modo le ha sido concedida la libertad (manumisión). en agradecimiento a los consejos que en este tiempo le había prodigado. ¿Cuáles eran estos consejos que su amo consideró tan valiosos?

Observa que algunas cosas está en tu mano cambiarlas. Otras, en cambio, nunca podrás modificar. Si consumes tus energías en algo que nunca lograrás, no te quedará para las cosas que sí podrías cambiar.

Su filosofía se ha resumido a veces así:

Paciencia para soportar aquello que no puedo cambiar.
Coraje para afrontar lo que sí está en mi mano cambiar.
Discernimiento para distinguir entre ambos casos.

 

Algunos siglos antes y separado por algunos miles de kilómetros, el Bhagavad-Gītā narra las tribulaciones de Arjuna (enfrentado algunos familiares y sus seguidores a causa de una herencia). Al principio de la historia Arjuna se siente descorazonado por la situación que afronta: puede ser derrotado por la fuerza y perderlo todo, o ganar a costa de sacrificar personas por las que siente afecto. KrishnaDeidad, espíritu o fuerza, una manifestación de Visnú le exhorta a cumplir con sus obligaciones y no temer 'lo que pueda pasar'.

[Arjuna]
¡Oh, Krishna! viendo a mis familiares preparados para la batalla, mis párpados desfallecen y se cierran; y mi boca se seca y queda amarga, temblores recorren mi cuerpo y mi cabello se eriza con horror.
[Krishna]
Es indigno de un noble como tú dejarse atrapar por el desaliento en el momento de la lucha. ¿Cómo es posible? Esto no te hará ganar ni el cielo ni la tierra.
Te afliges por quienes no lo merecen, y tus palabras no son palabras de sabiduría. Un sabio no siente lástima por los que viven, ni tampoco por los que mueren. La vida y la muerte no son diferentes.
Permanece en paz, tanto en el placer como en el dolor; en la victoria, tanto como en la derrota; tanto si ganas como si pierdes. Prepárate para la guerra con tu alma tranquila; si estás en paz, no hay pecado.
Así pues, escucha la sabiduría del Yoga: camino de la libertad de ataduras y de lo eterno.
En este camino, ningún esfuerzo es baldío, ni existe posibilidad de desgracia. Hasta el más mínimo progreso supone liberación de tus miedos.
Atiende tan sólo a la acción y no a las ventajas que puedas allegar de ella. No te determines la recompensa ni tampoco te aficiones a la inacción.

(Es una recomendación clara. Aplícate a lo que sea que estés haciendo. O, como dice la canción, "..when you get the choice to sit it out or dance, I hope you dance.")

 

Un poco más cerca, en el espacio y en el tiempo, un hadizPalabras o texto que, sin formar parte del Corán, se atribuyen a Mahoma nos apunta una dirección para nuestras acciones:

A quien actúa conforme a lo que sabe, Alá recompensa con el conocimiento que aún ignora.

(Una manera concisa de decir que no se trata tanto de buscar superhabilidades, como de practicar las que ya tienes.)

 

 

 

La proliferación en las redes sociales de todo tipo de recetas y recomendaciones muestra a las claras la necesidad que todos experimentamos de algún tipo de "guía" o "mapa mental" para orientarnos en la vida. La mayor dificultad estriba en el deseo de resultados inmediatos unido al deseo de ahorrar sobremanera el esfuerzo.

Coleccionar recetas no te convierte en cocinero. Y una lista de recomendaciones más o menos atractivas no te convierte en filósofo. La práctica continuada de aquellas que consideremos valiosas, .

No es fácil. Ni difícil. El simple hecho de intentar aplicar algunas de estas recomendaciones comporta algunos resultados. La persistencia en el intento los mejora y aumenta.

 

(continuará)