Sobre la Evolución .. y su 'versión oficial'

 

Confesión preliminar

De entrada advierto que no soy biólogo. Y que mi formación y trabajo me han habituado a mirar el mundo desde el prisma de los flujos de información. De modo que cuanto digo yo mismo está circunscrito a estos aspectos. También padezco desde muy temprana edad -quizá sea innato- el vicio de observar a mi alrededor en general y a mis congéneres en particular. Puede que esto también haya influido en cuanto digo.

 

Nota para ingenuos

Hago notar que discutir la versión oficial de como ocurre la evolución no es declararse 'creacionista'. Discutir el darwinismo oficial es, simplemente, notar que en esta versión hay mucho de ideología disfrazada de ciencia. Y que la teoría oficial choca con las observaciones. Del mismo modo que discutir una cierta narración de la historia no es negar la historia sino -tan solo- determinada narración o interpretación (por ejemplo, decir que Franco no salvó a España no es negar la guerra civil).

El caso es que, tal como ha derivado este mito, parece que no haya más alternativas: o el Darwinismo tal como se describe con el refundido de Dobzhansky, o el creacionismo. Si pones en duda algo del primero es que has caído en el segundo. Hemos llegado a una visión 'científica' dicotómica, al maniqueísmo extremo.

 

La teoría de la evolución

El darwinismo y su evolución, el neodarwinismo, son una especie de cuento infantiloide donde se substituye el 'dios creador' por el 'azar creador', sin que este intento de explicación explique más que el mito tradicional. Ni, por supuesto, haga predicciones verificables. En un lenguaje más amable:

"El hecho de que una teoría tan vaga, tan insuficientemente demostrable, tan ajena a los criterios que suelen aplicarse en las ciencias empíricas, se haya convertido en un dogma, no es explicable si no es con argumentos sociológicos."
Ludwing Von Bertalanffy (1901-1972)

En su dogma central propone que una secuencia de genes contiene toda la información que define a un individuo viviente. Que al replicarse esta información se cometen errores completamente al azar (¿algún estadístico en la sala?). Y que las variaciones derivadas de ello son seleccionadas de modo natural por las ventajas que proporcionan exclusivamente a su portador e inmediatamente. (¿se imaginan uno de los cromosomas XX o XY -los determinantes del sexo- eliminando al otro?)
Se trata de una versión simplificada y distorsionada de la evolución. Se destacan algunos aspectos que casan con la ideología imperante, y se omiten otros que no cuadran con ella. Notoriamente, se destacan los aspectos de competencia y se omiten los aspectos de cooperación. (A pesar de que la observación constata su carácter ubicuo, relevante y decisivo. Y no solo en el seno de una misma familia genéticamente relacionada ni limitado a la propia especie)

 

¿Y que hace un informático hablando de evolución?

La 'explosión cámbrica', un episodio de evolución acelerada ocurrido hace medio millón de años, significó la aparición de muchas especies, muy distintas de las precedentes, en un breve espacio de tiempo (breve, en términos geológicos, significa que en tan solo 5 o 10 millones de años los animales marinos desarrollaran la mayor parte de los planes corporales básicos que observamos en los grupos actuales).

Explosión cámbrica

El caso es que cuando detuve mi atención en la 'explosión del Cámbrico', como también se la conoce, traté de imaginar esta evolución "base a base y codón a codón": no fui capaz de hacerlo. Tomando algunos datos aproximados (inevitablemente, una aproximación grosera), respecto al tamaño en bits de la información genética de las primeras especies y la de su descendencia, del ritmo de mutaciones aleatorias, y del porcentaje de ellas que fueran deletéreas, neutras o ventajosas, no cuadra por ningún lado. La evolución de una especie hacia otra especie, quizá mucho más compleja, implica la transformación de una secuencia de instrucciones (su código genético) en otro sin mediar pasos intermedios biológicamente inviables (de pez a reptil no puede haber existido jamás un paso intermedio que no pudiera nadar ni reptar, que no tuviera ni branquias ni pulmones funcionales). Para substituir un órgano por otro de mejores características, o bien se da una etapa intermedia con duplicidad, hasta que el nuevo es funcional (y esto resulta costoso en términos biológicos), o bien la transformación ocurre abruptamente. (Si está pensando en los anfibios, recomiendo mirarse con detenimiento su árbol filogenético y los debates a su alrededor)

 

Hablemos de 'complejidad'

En otro ámbito de cosas, si intentamos convertir el Gilgamesh (un texto, es decir una secuencia de información) en otro texto semejante (la Ilíada, por ejemplo) a base de alterar letras al azar, lo único que producimos son galimatías (por decir mucho). La inmensa mayoría de mutaciones únicamente producen textos ilegibles y sin ningún sentido (en términos biológicos diríamos 'inviables'). En cuanto a las mutaciones aleatorias que podríamos realizar, es tan grande su número que si desde el big bang (hace unos 14.000 millones de años) estuviéramos probando cambios aleatorios letra a letra del Gilgamesh a un ritmo de un millón de ensayos por segundo, actualmente habríamos explorado apenas el 0,0000000001% de las posibilidades. El Gilgamesh se extiende unos 50 mil caracteres. Tratemos de aplicar el mismo esquema -transformación letra a letra- a un código genético con 50 millones de pares de bases ...

Sistema complejo

Los sistemas complejos (como lo es un ser vivo) no son entes homogéneos, están compuestos de partes (subsistemas, órganos u aparatos) interdependientes. Estos subsistemas pueden alterarse internamente (de modo independiente) mientras no alteren su relación con las otras partes. Las alteraciones mayores requieren la alteración (evolución, si lo miramos en positivo) síncrona y armónica de todas las partes implicadas. Esto se aplica por igual a los sub-subsistemas que los forman y a los supersistemas de los que forman parte. De células a ecosistemas pasando por individuos de una determinada especie.

La evolución al azar tal como se describe habitualmente (dentro de la 'síntesis evolutiva moderna' del darwinismo) es imposible. En aquella ocasión dejé el tema aparcado anotando mentalmente que 'así, no puede haber sido'.

 

Pero, no discutirás 'la ciencia' ¿verdad?

No, no voy a discutir la ciencia. La ciencia no se equivoca. De tanto en tanto cambia de paradigma (Kuhn dixit). Nada más. Pero los científicos (mientras no se demuestre lo contrario) son seres humanos. Y 'errare humanum est'.

Probablemente el record Guiness de "errare humanum est" en el campo científico lo ostente Lord Kelvin (sí, el de los grados Kelvin. De nombre William Thomson, 1824-1907, entre otros títulos Presidente de la Royal Society). Afirmaciones suyas como "En física ya no queda nada por descubrir, todo lo que queda por hacer son mediciones más precisas", "La máquinas voladoras más pesadas que el aire son imposibles", "La radio no tiene futuro" o "Los rayos X son un fraude" han quedado para los anales de la historia.

A propósito de rayos, Prosper-René Blondlot en 1903 'descubrió' los "Rayos N", fenómeno que más tarde se ha considerado producto de su imaginación. Nada de particular, tan solo que (en un tiempo sin internet y de pocas publicaciones) otros 120 científicos publicaron más de 300 artículos sobre tales rayos.

Y en el mundo superconectado de hoy ¿qué pasa?. Pues lo mismo, pero mucho más sistematizado. Cuando, en 2005, John Ioannidis publicó "Why Most Published Research Findings Are False" creó un hito. Ha sido el artículo científico más consultado y citado. ¿Y qué dice? Directamente, que los investigadores cometen errores de bulto. Indirectamente, que atienden más a otros intereses que los puramente científicos. Y nadie ha contradicho sus afirmaciones. (Casi al mismo tiempo publicó otro: "49 of the most highly regarded research findings in medicine over the previous 13 years" mostrando que de estos estudios el 76% eran refutados o, por lo menos, 'disminuidos' en estudios posteriores). De hecho, estudios desmitificadores los hay para disciplinas muy diversas. Y, posiblemente, si no hay más, es por lo arriesgado de tomar esta senda (por lo menos para la carrera profesional de quien los hace).

 

La historia ... y sus versiones

Es fácil comprobar como la historia -la narrativa- siempre es favorable a los vencedores, por lo menos en los territorios por ellos controlados. (La primera vez que oí hablar de Napoleón Bonaparte -en un escuela francesa- me fue descrito 'recorriendo Europa para civilizar a los pueblos atrasados'. La segunda -en una escuela española- como invasor despiadado. Y, más adelante, otras versiones perfeccionadas con más actores en juego).

Quienes escriben la historia seleccionan los personajes, hechos e ideas a destacar y también los personajes, hechos e ideas a olvidar. De este modo se crea una narrativa favorable a una determinada interpretación en detrimento de las versiones alternativas. (del mismo modo que los medios de comunicación de masas muestran en modo destacado algunos hechos y ocultan otros de igual o mayor importancia. Y la versión que más veces es repetida acaba siendo la 'historia oficial'.

Invasión de Polonia

Se puede pensar que, después de todo, es natural tergiversar todo lo que tenga que ver con política. Pero ganadores y perdedores los hay en todas las actividades humanas. Y en la narrativa de todas las actividades se imponen determinadas versiones sobre otras. No porque sean propiamente 'mejores' sino porque complacen mejor a los vencedores de turno. Por ejemplo, lo que resulta sorprendente de la "Contrahistoria de la filosofía" de Michel Onfray no es tanto lo que narraQuizá sea mas fácil para los historiadores encajar hechos y personas en categorías simplistas, pero el mito de los “tres filósofos clásicos” (Sócrates, Platón y Aristóteles) ha sido perpetuado ad nauseam por los académicos, y ha atribuido una cantidad injusta de importancia a estos tres, para el detrimento de todos los demás. como el sujeto al que se aplica: ¡la filosofía!. Para algunos la más pura de las formas de conocimiento. La base sobre la que construyen todos los demás. Y sin embargo, tan sujeta a los afanes e intrigas como cualquier otra actividad humana. Muchos filósofos y sus ideas fueron barridos bajo la alfombra de la historia por 'no convenir', en algún momento, a quienes podían perpetuar u olvidar sus ideas y escritos.

Muchas mujeres artistas tuvieron que firmar sus obras bajo seudónimo masculino o aceptar que fueran firmadas por un padre o un marido. Y muchas obras de arte, tanto de hombres como de mujeres, fueron desestimadas por no ser adecuadas a su tiempo. (Uno de los pintores más admirados y cotizados desde hace un siglo, Vincent Van Gogh, en toda su vida vendió un solo cuadro. A su hermano, marchante de arte). También sucede lo contrario. Artistas que en vida conocieron la cumbre de la fama fueron luego olvidados. (sugerencia: repase la lista de los Premios Nobel de literatura)

Cabe pensar que estas cosas no ocurren en el sacrosanto territorio de la ciencia. Pero sí. La actividad científica está tan sujeta a los afanes e intrigas como cualquier otra actividad humana. Otra sugerencia literaria: "La doble hélice", donde James D. Watson (uno de los descubridores del ADN) narra la investigación como una carrera hacia la fama. Con sus dosis de triquiñuelas y traiciones.

 

Sí, sí .. pero ¡hablábamos de la evolución!

Conviene recordar que en el siglo XIX, en el mundo occidental, la idea de evolución flotaba en el zeitgeist. Bastantes naturalistas y filósofosEl Conde de Buffon, Jean-Baptiste Lamarck, Georges Cuvier, Geoffroy Saint-Hilaire, Fréderic Gérard, Henrich-Georg Bronn ... estaban explorando la idea. Incluso algunos siglos antes, ésta ya evolucionaba, aunque inicialmente fuera 'tan solo' en forma poética.

"Originariamente eras lodo. De mineral, te transformaste en vegetal. De vegetal, en animal y de animal, en hombre. Durante esos períodos, el hombre no sabía su destino, pero era conducido en un largo viaje. Y aún tienes que pasar a través de cien mundos diferentes."
Jalaluddin Rumi (1207-1273)

Incluso antes, hacia el año 800 DC, Al-Jahiz en su obra "El libro de los animales" describía la evolución con palabras muy parecidas a las que usamos 12 siglos después.

 

De todos modos ¡quien cambió las cosas fue un naturalista llamado Darwin!

Bueno, convendría puntualizar algunos extremos respecto a Charles Darwin. Su padre, que era médico y rico, lo mandó a Edimburgo a estudiar la misma carrera. El propio Charles Darwin, en su autobiografía, nos cuenta: "Tras haber pasado dos cursos en Edimburgo mi padre se percató, o se enteró por mis hermanas, de que no me agradaba idea de ser médico, así que me propuso hacerme clérigo" Y mutó sus estudios de medicina en Edimburgo por los de teología en Cambridge, donde además "...se daban clases en diversas ramas, siendo la asistencia absolutamente voluntaria .... De cualquier forma asistía a las conferencias de botánica de [el reverendo J.S.] Henslow". Esta fue su única formación como 'naturalista'.

La expedición del Beagle se disponía a cartografiar la Patagonia y la costa oriental de Sudamérica (con objetivos comerciales, políticos y militares). En este tipo de expediciones era corriente llevar también un naturalista para 'acrecentar el conocimiento' y llevar colecciones de nuevos especímenes de vuelta a Inglaterra. El naturalista para esta expedición se llamaba Robert McKormick.
"...por aquellos días le ofrecieron a Henslow el puesto de naturalista sin sueldo a bordo del H.M.S. Beagle..." quien le ofreció el trabajo a Darwin con estas palabras: "El capitán Robert Fitzroy busca un hombre más para compañero de viaje que como simple coleccionista" (la tradición naval británica dictaba que un capitán no podía tener virtualmente ningún contacto social con ningún miembro inferior en la escala de mando.. solo un caballero podía compartir sus comidas y eso es precisamente lo que era Darwin, un caballero).
Y de este modo, Charles Darwin, teólogo de formación, botánico por afición, con declarado interés por los animales de granja (en particular, por la mejora de las variedades domésticas), admirador de Thomas Malthuspromotor de la 'restricción moral':  abstinencia del matrimonio, castidad, retraso del matrimonio hasta acumular recursos' y de Herbert Spencerpadre de la expresión 'supervivencia del más apto' (admirador de las personas y seguidor de sus ideas), se encontró dando la vuelta al mundo examinando plantas y animales exóticos. De los casi cinco años que duró la expedición (1831-1836), Darwin estuvo tres años y tres meses en tierra y dieciocho meses en el mar. Y 23 años más tarde, en 1859 publicó el famoso "On the Origin of Species"

 

¿Un poco de contexto?

En la Europa del siglo XIX, especialmente en Inglaterra, había iniciado la industrialización. Grandes contingentes de campesinos -hombres, mujeres y niños- se veían obligados a emigrar hacia las zonas industrializadas donde eran explotados hasta la extenuación. Continentes enteros eran saqueados en nombre del progreso. Y a los 'inferiores' se los relegaba al papel de esclavos. Todo esto hería algunas sensibilidades. Hubo reacciones de diferentes tipos. La primaria contra el aspecto más visible de la nueva realidad, las máquinas, dio nacimiento al 'ludismo'. También nacieron los intentos del socialismo posteriormente llamado utópico. Y, naturalmente, el socialismo posteriormente llamado 'real' (de Marx y Engels).

Trabajo infantil

Pero resulta difícil ser objetivo siendo el beneficiario de una situación. Domenico Losurdo, en una conferencia sobre "La autoconciencia de Occidente", observa:

Adam Smith, uno de los padres fundadores de la tradición liberal de Occidente, en las Lecciones de Derecho, cuando comienza a examinar la cuestión de la esclavitud, hace estas observaciones: "En general, nos inclinamos a pensar que la esclavitud casi ha desaparecido debido al hecho de que en Europa se ha eliminado, pero en realidad, Europa es una pequeña isla de libertad en un océano ilimitado en el que la esclavitud sigue existiendo y es vital". ¿Que es sorprendente en esta declaración? El hecho de que se haya eliminado un pequeño pero importante detalle, que Europa se celebra a sí misma como la pequeña isla de libertad, pero en realidad en ese momento se plantea la cuestión de la trata de negros protagonizada precisamente por Europa, y en primer lugar por la Inglaterra desde donde habla Adam Smith.

Comoquiera que, al menos parcialmente, algo de lo que ocurre se filtra hacia la conciencia, hacían falta nuevos planteamientos filosóficos que justificaran toda esta reorganización social. Y aquí apareció Charles Darwin. En el lugar adecuado y en el momento oportuno. Darwin no 'descubrió' la evolución: sus observaciones y sus creencias fueron utilizadas para descubrirle 'La Evolución'. Sirvió para substituir la narrativa del 'Dios Bueno y Protector' por una naturaleza bestial y cruel (a imagen y semejanza del comportamiento de las clases dominantes en aquel momento). La narrativa darwiniana y neo-darwiniana, más que desarrollar el conocimiento sobre la evolución, utiliza la parte de ello que interesa para crear una nueva cosmogonía que mantenga el status quo de una parte de la sociedad. Se trata de una ideologíaconjunto normativo de emociones, ideas y creencias colectivas que son compatibles entre sí y están especialmente referidas a la conducta social humana. Las ideologías describen y postulan modos de actuar sobre la realidad colectiva, ya sea sobre el sistema general de la sociedad o en uno o varios de sus sistemas específicos, como son el económico, social, científico-tecnológico, político, cultural, moral, religioso, medioambiental u otros relacionados al bien común. útil para sostener un sistema social y económico con mayor desigualdad que el sistema feudal.

Como decía, quien escribe la historia selecciona qué merece ser contado y qué debe ser olvidado. De Lamarck debemos recordar su especulación sobre el cuello de las jirafas (totalmente errada) y olvidar que efectivamente, en algunos casos, sí se transmiten características adquiridas a la descendencia. De Darwin debemos recordar "El Origen de las Especies" y olvidar sus 'meadas fuera de tiesto' como ".. Se asegura que las manos de los menestrales ingleses son ya al nacer mayores que las de la gente elevada...". Y debemos -sobretodo- olvidar quién era Darwin, a qué especie social pertenecía, y de qué ideología era adepto. Debemos olvidar lo que él mismo decía, por ejemplo:

"Llegará el día, por cierto, no muy distante, que de aquí allá se cuenten por miles los años en que las razas humanas civilizadas habrán exterminado y reemplazado a todas las salvajes por el mundo esparcidas [...] y entonces la laguna será aún más considerable, porque no existirán eslabones intermedios entre la raza humana que prepondera en civilización, a saber: la raza caucásica y una especie de mono inferior, por ejemplo, el papión; en tanto que en la actualidad la laguna sólo existe entre el negro y el gorila."

 

¿Y que reacciones provocó el 'Origen de las especies'?

El reverendo Henslow, a quien Darwin durante su periplo remitía especímenes de las 'nuevas' plantas por él recolectadas, había dado a conocer el nombre de Darwin en su entorno (personas económicamente bien situadas y con inquietudes científicas), de modo que a su llegada era más conocido que al partir. Un año antes de la publicación, se hizo una presentación oficial de sus observaciones e hipótesis (junto con las de Alfred Wallace) en la muy reputada Linnean Society con el título "Sobre la tendencia de las especies a formar variedades; y sobre la perpetuación de las variedades y especies por medio de la selección natural".

Presentación

Obtuvo reacciones de todo tipo. Algunas admirativas. Otras ofendidas (por su contradicción con la interpretación literal de la Biblia). Quienes estaban al tanto del tema de la evolución lo encontraron pobre. Samuel Haughton nos dejó un lapidario comentario: "Todo lo que había de nuevo era falso, y todo lo que había de cierto era viejo".

Así que cuando publicó 'El origen de las las especies' sus observaciones eran ya bastante conocidas en los círculos 'ilustrados' y el debate estaba abierto. El libro obtuvo un éxito total. La primera edición se agotó de inmediato. Ya era un éxito y Darwin aún no era consciente de su gran descubrimiento, porque años después, en su autobiografía, reflexiona: "Por fin ha surgido la luz, y estoy casi convencido, de que las especies no son inmutables". Es decir, después de publicar, progresivamente, va cambiando de opinión. No considero aventurado pensar que la fanfarria orquestada alrededor de su libro le hubiera influido.

En cuanto a la población en general, hubo 'división de opiniones'. Para una mayoría resultaba novedoso y chocante. Para muchas personas que, sin pertenecer a las clases adineradas, mantenían un cierto interés por los avances de la ciencia constituyó un tema de discusión. Y para otros muchos, un tema de ironía.

Darwin y Anís del Mono

En cuanto empezó a utilizarse su contenido ideológico, se levantaron voces en contra de las tesis expandidas a su rebufo. Y las más sólidas no provenían de los sectores de la Iglesia precisamente. En 1907 Kropotkin, en su 'El Apoyo Mutuo', plantea “Si preguntamos a la naturaleza, ¿Quiénes son los más aptos?, ¿son aquellos que se encuentran continuamente enzarzados en guerra mutua, o son aquellos que se sostienen mutuamente?, de inmediato vemos que aquellos animales que adquiere hábitos de ayuda mutua son indudablemente los más aptos. Tienen más probabilidades de sobrevivir y alcanzar, en sus clases respectivas, el mayor desarrollo de la inteligencia y organización corporal”.

Resulta llamativo el poder invasivo de algunas creencias. Por ejemplo la de que el interés limitado a la propia persona debe ser lo natural y útil. Llega a distorsionar el razonamiento de autores por lo demás sagaces y creativos. Ahora como hace siglo y medio. Incluso en ámbitos muy alejados entre sí. Como ejemplo ilustrativo está el llamado Dilema del Prisionero.

Pero lo peligroso de estas ideas es que permean todos los estamentos sociales y se aplican en todo tipo de ámbitos:

“Las demandas de justicia social carecen de sentido, porque las demandas de justicia son sencillamente incompatibles en cualquier proceso natural de carácter evolutivo”.
Friederich Hayek (1899-1992), Premio Nobel de economía 1974. (Asesor en política económica para distintos gobiernos, entre ellos el de Margaret Thatcher y el de Augusto Pinochet)

A la infame creencia de que "lo diferente es inferior" a veces se la llama 'darwinismo social' (y aparece por doquier), pero en realidad precede en mucho a Darwin. Sería más correcto decir que a esta posición ideológica se 'la vistió' con el Darwinismo.

 

¿Se acuerdan de la película 'Inception'?

Al principio del film Dom Cobb (Leonardo DiCaprio) plantea a un posible cliente:

¿Cual es el parásito más resiliente? ¿Una bacteria? ¿Un virus? ¿Un gusano intestinal? ... ¡Una idea! Resiliente y altamente contagiosa, una vez se establece en el cerebro es prácticamente imposible de erradicar ...
(lo de 'imposible de erradicar' también se estudia desde otros ángulos)

Las escuelas constituyen el principal vehículo para la transmisión de la cosmogonía con que se arropa toda sociedad (y de los mitos fundacionales para cada nación). Un lugar de paso obligado, resulta idóneo para la transmisión de ideas y concepciones. Y no se trata tanto de lo que "se dice" como de lo que "se da por sentado" ("El medio es el mensaje" que nos advertía McLuhan). Y aquello que se da por sentado, del mismo modo que antaño fuera un Dios Padre Todopoderoso, ahora es la 'supervivencia del más apto', la 'mano invisible del mercado', etc. Con la evolución de las sociedades evolucionan los mitos, sin perder nunca por ello su función aglutinadora. Hace un siglo se decía que todo empezó con el imperativo "Fiat Lux", ahora se nos cuenta que todo empezó con la detonación "Big Bang", expresiones siempre formuladas en la lengua del imperio de turno (por cierto, el misterio sigue ahí: 'no había nada y hubo algo')

A continuación los medios de comunicación de masas continúan la misma labor martilleando los conceptos principales hasta que no queda lugar para 'pensar de otra manera', es decir, hasta que no es concebible ninguna otra manera de entender las cosas. Es habitual llevar las discusiones hacia posiciones maniqueas, "estás conmigo o estás contra mí", "dawinismo o creacionismo". Actualmente, quien ose a decir que Darwin, más que un progreso, ha constituido un freno al conocimiento de la evolución, será tomado por loco.

Lo de 'colocar' ideas en otras mentes no creo que pueda hacerse a la manera de 'Inception', pero desde que Edward Bernays (el sobrino listo de Sigmund Feud) desarrollara las ideas de su tío respecto a la psicología de las masas, no ha cesado el 'progreso' en este campo. Él mismo logró doblar el mercado de las tabacaleras (hizo fumar a las mujeres, liberándolas de prejuicios). Hizo cambiar de opinión a la población usamericana que no quería entrar en la I Guerra Mundial (que desearon salvar a los pobres europeos). Entre sus admiradores más destacados tuvo a Joseph Goebbels (Ministro de Propaganda del III Reich). Y entre sus seguidores más aprovechados tiene a los directores de campaña para las elecciones de todo el mundo. (aquí un comentario)

 

Medios de comunicación típica y 'hechos comprobados'

En el esquema que se enseña en las escuelas, el genoma de un ser vivo se va alterando generación a generación adquiriendo nuevos caracteres que le dan mayor complejidad. Pero constatamos que la complejidad de una especie (que debería guardar relación con el número de genes) no corre pareja con su grado de evolución (nos creemos el summum de la creación, pero plantas relativamente simples nos igualan o superan en cuanto a número de genes).

Genomas

 

Cuando, hace pocos años, se anunció a bombo y platillo que se había 'descifrado' el genoma humano, en realidad lo que se había hecho era descifrar el 1,5% de él, la parte correspondiente a los genes. Olvidando que la mayor parte del genoma se desconoce. Aunque lo llamemos basura, alguna función ejerce. Y es imposible creer que carezca de importancia. Algo así como si un arqueólogo extraterrestre consiguiera descifrar la lista de materiales de un proyecto de edificio (olvidando los planos y las instrucciones de construcción), y osara decir que "ya sabe como se hace una casa terrestre".

Genoma Humano

 

 

Y todo esto ¿lo has descubierto tu solito?

No, en absoluto. Exceptuando mi primera observación sobre la 'Explosión Cámbrica' y algunos ejemplos, casi todo es copiado y pegado. ¡Que no se les dé visibilidad no significa que no haya contestatarios!

Dicen que el progreso es fruto del 'azar y la necesidad' pero en mi caso fue fruto del 'azar y la búsqueda'. Ello me llevó a descubrir con asombro y alegría que el 'darwinismo oficial' también tiene detractores desde dentro. Descubrí a Lyn Margulis, científica que osó rebatir algunas de las hipótesis más peregrinas"..el antepasado de las mitocondrias era una bacteria de vida libre que fue ingerida por otro organismo unicelular.." de la 'evolución oficial' y formular las teorías de la 'endosimbiosis seriada' y de la 'simbiogénesis'. En un momento dado 'caí' casualmente sobre una entrevista que se hizo a Máximo Sandín a raíz del segundo centenario del nacimiento de Darwin (aquí su más que interesante Blog).

Parece que muchos de los contestatarios se están uniendo. Investigadores que no aceptan el creacionismo ni a su hermano gemelo 'el azar creador': "El objetivo es centrar la atención en los procesos moleculares y celulares que producen novedad sin intervenciones divinas o pura suerte", aquí su Blog, aquí libros disidentes).